Ruta de Fado

Visite los barrios típicos del Fado y descubra lugares inolvidables.

Celeste Rodrigues

14 marzo 1923 (Intérprete)


El fado corre por las venas de esta fadista, hermana de Amália Rodrigues. Empezó pronto a cantarlo en grupos de amigos. Un día, un empresario, propietario de varias casas típicas, la oyó y decidió convertirla en una fadista profesional. Con su talento, se volvió popular muy deprisa. Cantó en las mejores casas de fado e incluso llegó a ser propietaria de una, a «Viela». En el auge de su carrera artística, con ya muchas giras internacionales en su currículo, fue invitada a grabar para la BBC de Londres. Es una de las referencias de su generación.

Cidália Moreira

1 Enero 1944 (Intérprete)


En el caso de Cidália Moreira, la expresión «interpretación» se aplica en su más puro sentido. Dueña de una poderosa voz, la fadista no se limita a proyectarla mientras canta, sino que interpreta cada verso con una emoción que no deja a nadie indiferente. En este sentido, Cidália es una de las artistas más singulares del universo del fado. Tiene un estilo inconfundible.

Ercília Costa

3 Agostp 1902 - 16 Noviembre 1985 (Intérprete)


Fue la primera fadista que se internacionalizó en las comunidades emigrantes. Sus primeras grabaciones discográficas se remontan al 1929. La llamaban la «santa del fado» por tener la costumbre de cantar con las manos rezando. Popularizó temas como «Amor de Mãe», «o Meu Filho», «Juro» o «Fado da Amargura».

Fernanda Baptista

7 Mayo 1919 - 25 Julio 2008 (Intérprete)


Estuvo en activo hasta los 87 años, edad en la que pasó a integrar el elenco de un espectáculo de teatro musical, género que fue una constante en su carrera. Fue en los escenarios del «teatro de revista» – tipo de musical muy popular en Lisboa – que se afirmó como grande fadista, poderosa y con presencia carismática.

Fernanda Maria

6 Febrero 1937 (Intérprete)


Heredó del padre el gusto por el fado. Al oírlo cantar, como aficionado para los amigos, le cogió el gusto y terminó dando los primeros pasos de una carrera que la llevó a los principales escenarios del mundo fadista. En 1964, abrió una de las casas de fado más famosas, la «Lisboa à Noite», donde actuaron algunos de los mayores artistas del medio. Es dueña de una voz inconfundible.