Tagus Route

Del Tajo se partió un día hacia el mar a camino del mundo. Hoy arriban al Puerto de Lisboa naves provenientes de todas partes. Desde siempre, el lecho de este río ha tenido un papel fundamental en la economía local y nacional.


En sus aguas límpidas eran frecuentes los baños y la presencia de las lavanderas. Entre sus corrientes vivieron pescadores, fueron acogidos agricultores, partieron descubridores y viajaron barcos producidos en los astilleros nacionales.


Transformando la vida de las poblaciones que besan sus orillas, la dinámica fluvial ha sostenido, desde siempre, la dimensión cultural, simbólica, espiritual y afectiva de un pueblo. 


Desde tiempos históricos, sus pescadores avieiros van resistiendo a la destrucción de la riqueza pesquera. Sus molinos, tales como los molinos de marea o los molinos de viento de Alburrica preservan la memoria de la intensa y larga relación entre la actividad agrícola y el río. Actualmente, en la extinta Companhia Portuguesa de Pesca se levanta el Museo Naval de Almada en un himno a la antigua construcción naval que otrora llevó los astilleros de Lisboa a ser considerados los mejores del mundo. Y algunos de los ejemplares arquitectónicos más impresionantes de la Historia de Portugal reposan eternamente en sus márgenes, como la Torre de Belém, el Monumento a los Descubrimientos y el Monasterio de los Jerónimos.


Rio hecho de simbiosis de pasado y futuro, cede su bonito y sereno paseo ribereño para el disfrute de vistas deslumbrantes desde edificaciones contemporáneas como el Museo del Neo-Realismo o la Fábrica de las Palabras, a la Casa da Cerca, la Terminal de Cruceros o el Taller de Artes Manuel Cargaleiro, proyecto arquitectónico firmado por Siza Vieira, pero también desde tesoros antiguos con vistas particularmente privilegiadas, como el Castillo de San Jorge, del Arco de la Rua Augusta, de la Ribeira das Naus y del Cristo Rei.


Hoy poco resta de sus frenéticas actividades. Sin embargo, las márgenes del Tajo, en las que nacieron ciudades, leyendas, poetas y caminos hacia un nuevo mundo, ganan un nuevo significado en cuanto espacio de convivencia y ocio.