Ruta de Almada


Estación marítima de Alcântara

Punto de Interés

En esta obra emblemática del Estado Nuevo, firmada por el arquitecto Pardal Monteiro, podemos admirar ocho pinturas al fresco (dos trípticos y dos composiciones aisladas), además de pinturas murales del maestro Almada. Consideradas obras maestras de la pintura portuguesa del siglo XX, datan de 1944 y evocan la epopeya marítima de los portugueses en los siglos XV y XVI y escenas cotidianas lisboetas.

Horario: Visitas guiadas sujetas a reserva previa, de lunes a viernes, por teléfono o correo electrónico indicados

Precio: Gratuito.

Iglesia de Nossa Senhora do Rosário de Fátima

Monumento

Construida entre 1934 y 1938, esta iglesia, diseñada por el arquitecto Pardal Monteiro, presenta un vasto conjunto de vitrales, trabajo en mosaico y hierro forjado de Almada Negreiros. Debajo de la entrada principal, en el coro, destaca el vitral de la Santísima Trinidad. También es del maestro la decoración de las naves laterales, del baptisterio, de la Capilla de Nossa Senhora da Piedade y de seis altares secundarios. Además de los vitrales, diseñó los mosaicos.

Horario: 8.00 – 19.45.

Precio: Entrada gratuita.

Estación Marítima de Rocha de Conde de Óbidos

Punto de Interés

Diseñada en estilo modernista por el arquitecto Pardal Monteiro, esta fue una obra del régimen encargada para impresionar a quien partía y a quien llegaba a Lisboa en los paquetes de lujo. En el atrio del segundo piso del edificio, seis paneles de Almada dan alma a dos altas y extensas paredes paralelas. Igual que con la Estación Marítima de Alcântara, el maestro se inspira en la vida del mar y retrata vendedoras de pescado, marineros, pescadores y también gente que parte y que se queda a bordo de un navío.

Horario: Visitas guiadas sujetas a reserva previa, de lunes a viernes, por teléfono o correo electrónico indicados.

Precio: Entrada gratuita.

Iglesia de Santo Condestável

Punto de Interés

De inspiración neogótica, esta iglesia fue diseñada en 1964 por el arquitecto Vasco Regaleira. Por detrás de los altares laterales, en direcciones opuestas pero fronterizas, descubrimos vitrales de Almada Negreiros que se inspiran en el Santo Condestável, un santo guerrero portugués. A través de la formas y jugando con la luz, el maestro consigue transmitirnos, a través de la figura mítica de este caballero medieval, la dualidad humana y su vocación divina.

Horario: Todos los días de 8.00 a 19.30.

Precio: Entrada gratuita.

Edificio de la calle Vale do Pereiro

Punto de Interés

Ejemplar raro en la obra de Almada Negreiros, el revestimiento con azulejos de este edificio, que fue propiedad de la Companhia dos Caminhos de Ferro Portugueses (Ferrocarriles portugueses), se colocó durante unas obras de reforma, iniciadas en 1952. Producidos en la famosa Fábrica Viúva Lamego, estos azulejos presentan un patrón repetitivo y ondulatorio e introducen, en la arquitectura despojada de un edificio típico del Estado Nuevo, una nota de irreverencia.