Museo del Tesoro Real. Joyas de la Corona

Un Museo con piezas únicas que no querrá perderse.

El Museo del Tesoro Real/ Joyas de la Corona expone de forma permanente gran parte del patrimonio de la antigua Casa Real portuguesa, tanto las obras pertenecientes a la Corona como las procedentes de las antiguas colecciones privadas de los distintos miembros de la Familia Real portuguesa.

El Museo está compuesto por 11 secciones.

La visita comienza con el espacio del Oro y los diamantes de Brasil, donde se presenta una muestra de ejemplares en bruto de los metales y las piedras preciosas, seguido de un conjunto de monedas y medallas de la Corona.

Se exponen numerosas joyas de diversa procedencia, pertenecientes tanto a la Corona, como a antiguas colecciones privadas de diferentes miembros de la familia real.

El espacio dedicado a las Órdenes Honoríficas, 4ª sección, reúne un conjunto único a nivel nacional, testimonio secular de las intensas relaciones internacionales de la corte portuguesa.

En el espacio de las Insignias Regias: Objetos rituales de la Monarquía, se exponen algunas de las joyas más simbólicas y valiosas de la Corona, como las ricas condecoraciones de las Tres Órdenes Militares — Cristo, Avis y Santiago —, la corona real, los cetros y las dos mantos subsistentes que sirvieron a los monarcas a lo largo de la historia.

De la colección de objetos de uso civil en plata labrada destaca un conjunto de bajoplatos y platos portugueses quinientistas. Formaban parte de la denominada Plata de la Corona, presentada al público por primera vez como tal, destacando el conjunto reservado desde finales del siglo XVIII.

En el espacio dedicado a los Obsequios Diplomáticos se pueden ver las dos rosas de oro papales. 

La décima sección de la exposición está dedicada íntegramente a la Vajilla Germain, denominada así por haber sido encargada al orfebre François-Thomas Germain después del Terremoto de 1755. Se trata de la única Vajilla completa del mundo. 

La visita finaliza con los Viajes del Tesoro Real, que permite conocer los lugares por los que pasó el tesoro en su esplendor y sus diversas vicisitudes. 

El Museo cuenta asimismo con una cafetería y un salón, así como una tienda con artículos relacionados con el Museo.